El deseo en pantalón vaquero

A mi sobrino Luis Pedro

Atraviesa el deseo,
en vaqueros a pelo y sin más nada,
los pasillos del hampa y la penumbra
con olor a sudor y semen tibios.

Vuelvo una y otra vez a aquella tarde,
al mismo anochecer de mis treinta años,
para encontrar tu sombra de durazno
y hacer lo que no hice:
dejar caer al suelo
un pantalón vaquero
y sin camisa,
corta chamarra verde entre mis manos,
chamarra que también llevaba a pelo
y sin camisa,
mojada en los sobacos que escurrían,
murmurarte al oído rosa y blanco:
“Está bien, me atrapaste”,
y seguirte el juego de mirón
que proponías
aproximándome sin más
a aquel tercero:
“Nos dio ya su permiso, wey,
y lo calienta vernos…”

No te arrepientas nunca
de lo que no hiciste
a tus floridos treinta: Carpe diem,
di con Horacio,
quam minimum credula postero:
cuán mínimo es creíble el porvenir.

SOMEWHERE IN TIME

Somewhere in time
John Barry

En algún lugar del tiempo te perdí:
No llegaste o no llegué,
Tomé la calle por donde no venías
O te detuviste un instante
A desear una bonita camisa.
O me atrasé un siglo entero
Y moriste hace ya tiempo,
Te retrasaste dos minutos,
Dos días, dos siglos… medio:

Un día te verá cruzar la calle
En el esplendor de tus veinte años
Uno de mis sobrinos-nietos,
Ya anciano, al volante;
Aun si lo vieras a través del parabrisas (¿los habrá?)
No sabrás nunca el lazo que nos une
A ti a mí a él,
Será un día para ti como cualquiera
Porque en algún lazo del tiempo nos perdimos
Y no consigo memorizar esta breve partitura:
Do, re, mi, si…
O fuiste aquel joven que me vio,
Hace ya tanto, con ojos azorados,
Y al que no supe seguir
Porque a su vez me deslumbró.