[A continuación un formato para solicitar la medalla Belisario Domínguez para Gonzalo Rivas. Lo mejor es cambiar al texto lo que deseen, imprimir, firmar (uno o muchos) y entregar físicamente a la Comisión Permanente del Senado de la República, en Paseo de la Reforma e Insurgentes, DF. Es mejor si se entrega otra más en la sede de la Medalla, antiguo Senado, Centro, DF.]

———————————————————————————————————————————-

 

Senador Roberto Armando Albores Gleason, Presidente de la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez:

Como mexicanos conmovidos por el acto de heroísmo del trabajador Gonzalo Miguel Rivas Cámara, a la altura de Jesús García, Héroe de Nacozari, Sonora, proponemos para este Héroe de Chilpancingo el más alto reconocimiento de la república, póstumo porque su valentía le costó la vida: la Medalla Belisario Domínguez.

 

Señala el Reglamento:

Artículo Octavo. La Orden Mexicana de la Medalla de Honor “Belisario Domínguez” del Senado de la República, se conferirá en vida o de manera póstuma a los hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia o su virtud en grado eminente, como servidores de nuestra Patria o de la humanidad.”

 

Gonzalo Rivas nació en Veracruz, Ver., el 1 de abril de 1962. Estudió ingeniería en sistemas. Vivió sus últimos veinte años en Chilpancingo, Guerrero, donde tuvo domicilio en calle Ixquiapan número 108, Colonia Ixquiapan, tel. 7471 251692.

Gonzalo realizaba trabajos de computación, su especialidad, en la gasolinera Eva, sobre la autopista México-Acapulco, el 12 de diciembre de 2011, cuando una bomba de servicio quedó envuelta en fuego provocado.

No viene al caso detallar los motivos del incendio ni deslindar responsabilidades porque el acto heroico del trabajador Gonzalo Rivas es el mismo: mientras otros empleados ponían a salvo sus vidas, en riesgo por la explosión de los tanques subterráneos de esa gasolinera y la de enfrente, Gonzalo no dudó en apagar el fuego. Y lo consiguió.

Una explosión de esa magnitud habría lanzado por los aires la carpeta asfáltica, las casetas de cobro, autobuses llenos de pasajeros y decenas de coches particulares detenidos por el cierre de la caseta.

Como Jesús García al sacar de Nacozari el tren cargado de explosivos, así Gonzalo Rivas alcanzó un extinguidor y se dirigió a apagar el fuego. Como a Jesús García, a quien el tren le explotó antes de que pudiera bajarse, el depósito usado para rociar de gasolina el lugar estalló y Gonzalo quedó bañado por gasolina en llamas. Agonizó por tres semanas en el Hospital de Traumatología y Ortopedia Lomas Verdes.

GONZALOMurió un mexicano valeroso que salvó centenares de vidas a costa de la suya. No debemos dejarlo en el olvido.

 

Medalla BELISARIO DOMÍNGUEZ para Gonzalo Miguel Rivas Cámara, que salvó cientos de vidas a costa de la suya: #BelisarioParaGonzaloRivas

 

Ciudad de México, día/mes de 2016.

 

Nombre y firma

—————————————————–