ISRAEL es un estado laico que no argumenta “herencia divina” ni Tierra Prometida, sino la partición por la ONU, en 1948, de un territorio bajo custodia de Inglaterra de 1918 a 1948, y antes parte del Imperio Turco (1000 a 1918), y antes del Bizantino (400 a 1000 d. C.), y antes del Romano y antes del Macedonio-griego de Alejandro Magno. Desde 1850 habían estado llegando judíos, sobre todo de Europa oriental (Polonia, Ucrania, Rusia) y compraban “tierras” (arena) al pashá turco. Así crearon los primeros kibbutzim, de propiedad común de la tierra y sistema socialista de reparto. Eran tierras DE TURQUÍA desde mil años antes. Turquía las perdió por aliarse, en la 1a Guerra Mundial, con el Imperio Alemán y el Austro-Húngaro… que perdieron la Gran Guerra (1918).

El argumento religioso lo expusieron los habitantes de religión musulmana: No se puede dividir, ni poquito, una WAQF= un territorio que ya fue tomado por el Profeta (Mahoma en el siglo VII d. C.). Rechazaron la propuesta de la ONU: una Palestina grande para musulmanes, un Israel chico para judíos. Israel sí la aceptó. El mismo día en que la ONU votó (14 de mayo de 1948) hubo 5 ejércitos, incluido el muy poderoso de Egipto, que se lanzaron a destruir Israel. No pudieron. Y en eso siguen. En cada guerra iniciada para destruir Israel, Israel extiende su territorio (tampoco son ángeles). Para ver “quién pegó primero” debe uno ir al Génesis y leer la queja de Isaac de que los filisteos le taparon los pozos abiertos por su padre Abraham. Aún no existen israelitas ni menos judíos, Abraham es caldeo e Isaac es cananeo… Faltan Jacob y sus 12 hijos, Egipto, Moisés, la Tierra Prometida, y ya los filisteos tapan los pozos de Isaac (Génesis, 26,15). Algo haría Isaac… digo. ¿Alguien interesado en remontarse 5 mil años?

http://blogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle20477.html