“Nos mostraban cuerpos descuartizados y nos decían que era producto de torturas cometidas por los israelíes… Pero luego un niño (palestino) se hizo estallar, yo intentaba limpiarlo… tenía heridas iguales a las que nos habían mostrado (como producto de tortura israelí)…”