Mis labios secos y sedientos

pasa junto a mí el tránsito

y tú me dices “nos espera tempestad”

y me jalas a húmedo cabaret

Me juegas a la ruleta y me pierdes

planta trepadora mi vida

me cortas y me arrojas al vacío

Cómo la necesidad se vuelve historia,

Cómo la historia se vuelve silencio